Espectáculos

LA DEUDA COMERCIAL EN DÓLARES CRECIÓ EN ABRIL UN 40% INTERANUAL

Según el BCRA, el financiamiento en pesos registró una nueva caída, aunque, en el desagregado, creció el financiamiento de las familias con tarjetas de crédito.

El balance del Banco Central exhibió para abril un incremento exponencial del financiamiento en dólares impulsado por la banca privada, en torno al 17% mensual, y del 40% en la comparación interanual. Es decir, se registró un fuerte aumento de la deuda comercial de las empresas que operan en el comercio exteriorCaputo patea el pago de las importaciones con la creación de más deuda. ¿Inventarán otro bono de salvataje como lo fue el Bopreal?

En este mismo contexto, el BCRA registró una baja del crédito en pesos para el sector productivo, mientras que hubo una leve suba de la financiación con tarjetas de crédito para las familias. Este último indicador está en línea con lo señalado por un reciente informe de la Unicef, en el que se consignó que cientos de miles de familias necesitan endeudarse para comprar comida y remedios.

Deuda privada en dólares

“El saldo de crédito bancario al sector privado en moneda extranjera creció 17,3% en el mes (en moneda de origen), acumulando una expansión interanual de 40,1%. Por su parte, el saldo de financiamiento al sector privado en pesos se redujo 1% real en abril”, puede leerse en el último informe sobre bancos publicados por la autoridad monetaria.

El crédito al sector privado en moneda extranjera creció un 29,6% en los bancos privados nacionales; seguido por el resultado de las entidades públicas con un avance del 19,8% y del 10,5% en el caso de los bancos privados extranjeros.

“Esto es explicado por créditos instrumentados vía documentos y prefinanciación a las exportaciones. Así, el saldo de préstamos al sector privado en moneda extranjera del conjunto de entidades creció 40,1% respecto a abril de 2023, dinamismo impulsado por los bancos privados”, agregó el documento del BCRA.

En vez de resolver el problema de la deuda comercial privada, el tándem Milei Caputo lo complejizó. Al inicio de su gestión, Caputo ideó un bono remunerado en dólares para garantizarles a los importadores el acceso a las divisas al momento de tener que cancelar sus deudas. El tema es que mucho de esos pasivos habían sido adquiridos entre sucursales de una misma compañía, muchas de ellas radicadas en los Estados Unidos.

La puesta en funcionamiento de este instrumento fue una de las primeras medidas adoptadas por la administración nacional, a pedido explícito de la embajada norteamericana y la AmCham, la cámara que representa a las empresas norteamericanas en el país. Lejos de solucionar el problema, se empeoró. La deuda de los importadores siguió en aumento. De acuerdo a un análisis de la consultora LCG, ese pasivo ya llegaría a los 11.000 millones de dólares.

El crédito en pesos

En abril, la intermediación financiera con el sector privado —en términos reales— se redujo levemente para el segmento en pesos, con una marcada desaceleración en el ritmo de reducción mensual. El saldo de financiamiento a las familias y empresas en moneda nacional se redujo 1% real entre puntas de mes.

“El desempeño mensual fue heterogéneo entre las asistencias crediticias, con aumentos en términos reales en las líneas de consumo (4,3% en personales y 1,8% en tarjetas), así como en los adelantos (1,7%), y reducciones en el resto. El saldo de crédito al sector privado en pesos aumentó en términos reales en el grupo de los bancos públicos, mientras que se redujo en los bancos privados”, puede leerse en el informe de la autoridad monetaria.

Endeudarse para comer

El endeudamiento de las familias va en línea con la licuación de los ingresos de la clase trabajadora. Cada vez son más las familias que deben recurrir a diferentes formas de financiación para poder comer, o acceder a los medicamentos. Así lo explicitó un reciente trabajo documental publicado por Unicef.

“Las familias se endeudan de diversas formas (formales e informales). Por un ejemplo, un 23% de los hogares está endeudado y más de la mitad de ellos pertenece al 40% de los hogares más pobres. Un 31% de los hogares con niñas y niños tuvieron que recurrir a algún préstamo o fiado por parte de algún comercio para comprar alimentos. En un 41% de los hogares tuvieron que recurrir a ahorros para cubrir gastos corrientes y un 45% de los hogares utiliza más que antes la tarjeta de crédito para la compra de alimentos”, explicitó Unicef.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *