Espectáculos

VIVIR SIN ESTADO: LAS GRAVES CONSECUENCIAS EN LA VIDA COTIDIANA DEL PLAN DE MILEI

Suspensión del control de alcoholemia, de las obligaciones de las empresas eléctricas y del fuego. La falta de medicamentos oncológicos, la destrucción pyme por la eliminación de la Ley de Góndola. Sin clases ni trenes ni hospitales y tal vez pronto sin petróleo y gas, la destrucción del Estado pone en peligro a la sociedad.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) no está realizando los controles de alcoholemia que se hacían en conjunto con fuerzas municipales una vez por semana y provinciales una vez al mes. El operativo Alcoholemia Federal está suspendido. No hubo operativo verano en las rutas después de más de 20 años. “No hay combustible para que los vehículos realicen operativos ni caja chica para la compra de toner para impresoras”, señalan en la Agencia. “Es la primera vez que no se hace. Tampoco se están entregando los plásticos para emisión de licencias de conducir”.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial es un ente descentralizado que depende de Infraestructura y está paralizada desde el inicio de la gestión de Javier Milei. Tras la renuncia de Guillermo Ferraro y el traspaso de las funciones del Ministerio de Infraestructura a Economía, este organismo pasó a depender de Luis Caputo. Desde la ANSV aseguraron a El Destape que “no hay objetivos fijados para este año” y que hay 658 agentes parados a lo largo y ancho del país. Con Milei, la ANSV pasó de los controles en rutas nacionales junto a fuerzas de seguridad a una mera agencia testimonial”.

La Comisión Nacional de Regulación de Transporte tampoco tiene un funcionario a cargo. Fue designado Edgar Pérez, pero nunca salió el nombramiento, por eso el organismo también está parado. La comisión controla “las medidas de seguridad operacional”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *