Espectáculos

REVOLUCIÓN FEDERAL: ENCONTRARON A «DALI», LA MUJER QUE OFRECÍA SU ARMA PARA MATAR A CRISTINA KIRCHNER

Lidia Margarita Casciano participaba en grupos de violentos y tenía contacto con Jonathan Morel. Quedaría imputada en los próximos días.

n al menos cuatro ocasiones, «Dali Revolución», una mujer vinculada al violento grupo de ultraderecha Revolución Federal ofreció su pistola en diferentes grupos de WhatsApp donde sobrevolaba la idea de asesinar a Cristina Kirchner antes de que Fernando Sabag Montiel intentara hacerlo el 1° de septiembre pasado. Hasta este momento, ese nombre virtual se repetía en varias partes del expediente que investiga, entre otros a Jonathan Morel, el líder del grupo de violentos, pero no se sabía mucho de la mujer. En las últimas horas, eso cambió.

Es que tras varias semanas de investigación tras el surgimiento de la pista, los investigadores de la causa Revolución Federal lograron identificar a la mujer que se había puesto a disposición de Morel unos días antes del intento de asesinato en Juncal y Uruguay.

«Dali» es en realidad Lidia Margarita Casciano, tiene 66 años y vive en San Fernando, al norte del conurbano bonaerense. En las últimas horas, la Justicia Federal ordenó un allanamiento en el que se constató su existencia y se encontró la famosa pistola a la que hacía referencia. La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) estuvo al frente del operativo que ordenó el juez Marcelo Martínez de Giorgi. 

Los policías establecieron en el operativo que la mujer era legítima usuaria de la pistola de acuerdo a una constatación que pudieron hacer en la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), según Página/12.

La línea que dio con «Dali» fue impulsada por la querella del dirigente social y precandidato a presidente de Unión por la Patria, Juan Grabois, que fue uno de los que recibió amenazas y escraches pro parte del grupo de violentos liderado por Morel.

Los mensajes violentos de «Dali»

A partir de eso, otra de las cuestiones que establecieron los investigadores es que Casciano participó en al menos dos concentraciones callejeras organizadas por Revolución Federal.

En el material probatorio contra Casciano, que quedaría imputada, están los mensajes que mandó. Todos ellos están relacionados con la muerte de la vicepresidenta.

«Tengo una 9 mm., cualquier cosa me avisan», dice uno de ellos enviado en julio del año pasado. En agosto, a su vez, en uno de los grupos donde participaba gente de Revolución Federal habían compartido imágenes de la llegada de la vicepresidenta a su casa de Recoleta rodeada de militantes tras el pedido de condena de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola.

«Dali» quiso sumar su mensaje y escribió: «Una granada ahí. Mi límite es la 9 mm que tengo».

El 27 de agosto, según consigna el medio citado, la mujer habló directamente con Morel, el joven de 22 años que estuvo detenido por instigación a la violencia. «Yo no estoy en el grupo pero contá conmigo la actividad bala tengo unas ganas de usar mi 9 mm. (sic)», le mandó Lidia «Dali» al joven.

Unos días después, cuando faltaban unos minutos para las 21, Sabag Montiel llegó hasta la esquina de Juncal y Uruguay, donde una multitud esperaba a la vicepresidenta entre cánticos, música y la expectativa por verla. Esperó paciente hasta que bajó de su auto y a metros de la puerta sacó su arma y apuntó contra la vice.

La imagen quedó inmortalizada y fue el punto culmine de meses y meses de agitación y creación de un clima de violencia política contra dirigentes oficialistas, pero principalmente contra la titular del Senado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *