Espectáculos

MILMAN EN SU PEOR MOMENTO

La carrera política y vida personal del diputado PRO Gerardo Milman caen en picada desde que se descubrió su posible vinculación con el atentado contra CFK.

La carrera política y vida personal del diputado PRO Gerardo Milman caen en picada desde que se descubrió su posible vinculación con el atentado contra CFK.

Mientras sus asesoras vuelven a declarar ante la Justicia, en el partido amarillo son cada vez más quienes prefieren soltarle la mano al diputado luego de que salieran a la luz una serie de escándalos vinculados a la corrupción, lavado de dinero y prostitución.

Una de ellas es la propia Patricia Bullrich, que ya buscó un reemplazo para su rol de armardor.

Las asesoras en Comodoro Py

Ivana Bohdziewicz y Carolina Gómez Mónaco, colaboradoras de Milman, se encuentran en los tribunales federales de Comodoro Py para declarar como testigos en el caso que investiga el intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner.

Las mujeres estuvieron con el legislador en el bar Casablanca, ubicado en la esquina del Congreso, el 30 de agostodos días antes del ataque.

Un testigo que se presentó en la Justicia dijo que escuchó a Milman pronunciar una frase que anticipaba el atentado: “Cuando la maten, yo voy a estar camino a la Costa”.

Si bien en un principio la jueza María Eugenia Capuchetti le restó importancia al dato, la Cámara Federal le ordenó que avanzara sobre esta pista.

En el medio, la magistrada decidió delegar las actuaciones en el fiscal Carlos Rívolo, que citó el martes a las mujeres a prestar declaración este jueves.

Antes de ingresar al despacho del fiscal, Ivana Bohdziewicz aseguró: “Milman jamás dijo eso, esto es una denuncia falsa que nos perjudica bastante en lo personal”.

Su compañera de trabajo, Carolina Gómez Mónaco, también descartó la versión:

“Es todo un invento, no conocemos a la persona que dice haber escuchado esto, a mí me perjudicaron en todos lados con esto que dijeron”.

Desde el involucramiento de Milman en el caso, la lupa pasó a estar sobre sus llamativas asesoras.

Se supo que Gómez Mónaco fue designada por Milman al frente de la Escuela de Inteligencia sobre el Delito cuando el actual diputado secundaba a su jefa política, Patricia Bullrich, en el Ministerio de Seguridad durante el gobierno de Cambiemos.

Lo curioso, es que Gómez Mónaco, Ex Miss Argentina 2012, no tiene ningún antecedente para ocupar un cargo de tal jerarquía en el mundo del espionaje.

Como si fuera poco, su hermana Daniela fue nombrada en la jefatura de la Dirección de Inteligencia Criminal con plena potestad sobre sus fondos reservados.

En 2017, a tan sólo un día después de asumir su puesto, Carolina –quien hasta esa época contaba con modestos medios económicos– inauguró la empresa “Luxa Estética”, dedicado a tratamientos integrales de modelación, con sede en un lujoso local ubicado en Corrientes 1135, a media cuadra del Obelisco.

«Luxa Estética» se conformó legalmente como una Sociedad de Acciones Simplificadas bajo el nombre de Salvattore Group, la cual se conformó con 31 objetos sociales distintos, tan diversos como inverosímiles.

Esto activó una causa judicial por malversación de fondos y lavado de activos.

Del blindaje al tapado

En un primer momento, Milman fue respaldado por la alianza Juntos por el Cambio, que publicó un comunicado en el que no desmintió ninguna de las acusaciones contra el diputado, más sólo se limitó a calificarlas de “elucubraciones ridículas”.

Sin embargo, al empezar a destaparse una serie de escándalos personales (y judiciales), JxC y el PRO comenzaron a guardar un incriminador silencio.

En lo político, Milman ya ni siquiera asiste a las sesiones legislativas como diputado, habiéndose convertido para sus correligionarios en un peso muerto.

En los pasillos del Congreso algunos diputados dicen notar la ausencia de Milman por la falta del característico olor a cigarrillo que habitualmente sale de su despacho personal.

En el PRO están las aguas divididas: hay quienes creen que efectivamente estuvo involucrado en el atentado contra CFK, y otros más escépticos.

Sin embargo, nadie puede explicar sus llamativas asesoras o desmentir sus escándalos.

En el partido fundado por Macri tampoco saben explicar el vínculo de Milman con Revolución Federal, el grupo de odio investigado por escraches y amenazas.

Como tampoco pueden dar cuenta del financiamiento multimillonario del Grupo Caputo a la banda de neonazis.

Ñoquis y modelos

Además de las modelos reconvertidas en colaboradoras parlamentarias, Milman tiene contratada en el Congreso como asesora a Laura Alonso con un sueldo $400.000, pese a que nadie la vio por los pasillos del Parlamento, cumpliendo sus funciones.

Entre ñoquis y modelos, Milman gastó 65 millones de pesos del Estado en sus asesoras.

Nadie en el partido amarillo puede dar cuenta de estas cifras.

Prostitución VIP

Sin embargo, la gota que entre estos rebalsó el vaso en el PRO no fue su posible complicidad con el intento de magnicidio sino el hecho de haber saltado a la luz su adicción al sexo pago, junto a supuestos delitos en los que habría incurrido para solventarla: exacciones ilegales (usar recursos del Estado para usufructo propio), enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y recibir dádivas, entre otros.

Sin embargo, a pesar de todo ello, su jefa política, Patricia Bullrich, sigue respaldando al diputado para no dar el brazo a torcer en medio de la interna opositora de cara al 2023.

No obstante, en los últimas días el bullrichismo empezó a circular la versión de que la titular del PRO estaría «furiosa» con Milman por las «desprolijidades» que el diputado ha cometido.

En realidad, su encono es hacia el larretismo, puesto que le atribuye las filtraciones al respecto.

La más contundente, fue un hecho ocurrido en abril de este año por el que el mismísimo Mauricio Macri debió tomar cartas en el asunto.

El 4 de abril pasado, una mujer de nombre María Luz Lanusse Peralta Ramos manejaba un auto sport con un registro apócrifo, sin cédula verde ni azul y fue detenida en un control de tránsito en Palermo a las 2.10 de la mañana.

El agente consultó con el secretario de la fiscalía de turno y éste ordenó el secuestro del Peugeot 2008 Sport.

Milman se hizo presente en la esquina, dijo que el auto era de su propiedad y que Luz Lanusse Peralta Ramos era su esposa.

Todo resultó falso.

El auto estaba a nombre de una empresa sospechada de haber otorgado «dádivas» al diputado a cambio de negociados con el Estado, y la mujer no era su esposa.

Desde los pasillos chicos del PRO afirman que el hecho dinamitó la relación de Milman con su verdadera pareja, la diputada provincial del PRO Florencia Retamoso, con quien se mostró el 31 de agosto (junto con Bullrich) por las calles de Almirante Brown en una gira de campaña para las fotos.

Un día después sucedió el atentado contra Cristina.

Si bien “Jerry” (como sus íntimos lo llaman a Milman), aún no ha sido citado formalmente por la Justicia por el atentado, se dice que ya fue indagado por su esposa, ante quien él se habría deshecho en explicaciones.

Pero, claro, este no es un asunto de interés público.

Luego del escándalo de la mujer con apellidos tradicionales, Macri se habría comunicado con Bullrich para «tapar» a Milman.

Patricia, tomá distancia de Gerardo”, fueron las exactas palabras del ex presidente. Pero ella no le hizo caso.

Ahora, con Milman en el ojo de la tormenta, Macri reiteró la directiva en términos más tajantes: “Patricia, corré ya a Gerardo. »

«Esto no tiene vuelta atrás”.

Así todo, al diputado PRO no se lo vio más por los pasillos del Congreso, su vida personal parece haber entrado en crisis, la Justicia lo tiene en la mira y su jefa política parece haberlo reemplazado con Sebastián García de Luca como su nuevo armador político.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *