Espectáculos

LULA DA SILVA TENDRÁ UN ENCUENTRO BILATERAL CON NICOLÁS MADURO EN ARGENTINA El gobierno de Lula había decidido retomar sus relaciones con Venezuela para alejarse de la política internacional tensa de su predecesor, Jair Bolsonaro. El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva mantendrá este lunes una reunión bilateral con su par venezolano Nicolás Maduro en Argentina, en la antesala de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que se desarrollará en Buenos Aires. Se espera que el flamante mandatario, quien tendrá este lunes también un encuentro con su par argentino Alberto Fernández, dé un paso importante para dejar atrás el endurecimiento de las relaciones con el gobierno de Maduro que caracterizó a la gestión de Jair Bolsonaro. Las relaciones entre Caracas y Brasilia se mantuvieron tensas desde 2019, cuando el entonces mandatario Bolsonaro reconoció al opositor Juan Guaidó como «presidente interino» de Venezuela, por considerar que las elecciones en las que fue reelecto Nicolás Maduro fueron irregulares. En abril de 2020, Brasil cerró formalmente su misión exterior en Venezuela tras retirar a sus diplomáticos y funcionarios de la embajada y los consulados como parte del endurecimiento de las relaciones con el Gobierno de Maduro. El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Brasil y Venezuela No obstante, tras el triunfo de Lula en el balotaje presidencial del 30 octubre, ambos países decidieron retomar sus relaciones bilaterales. En ese marco, el gobierno de Bolsonaro, como gesto al entonces presidente electo, anuló el 30 de diciembre pasado, dos días antes de dejar el poder, la resolución que impedía a Maduro ingresar a territorio brasileño. Luego, el 3 de enero pasado, dos días después de la asunción de Lula, Venezuela recibió las llaves de la sede de su embajada en Brasil como paso en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas tras el fin del reconocimiento al gobierno proclamado por la oposición antichavista. El canciller de Brasil, Mauro Vieira, anunció el 15 de diciembre que su país enviará a Venezuela un encargado de negocios para reabrir la embajada y posteriormente nombrar un embajador. La decisión se enmarca en lo que desde Itamaraty, sede de la diplomacia brasileña, llamaron el regreso de Brasil «al gran palco de las relaciones internacionales», en palabras del Canciller, quien al asumir el 2 de enero aseguró que la política para la región del flamante gobierno del PT «será la ideología de la integración». Finalmente, el envío de la delegación a Caracas se concretó el 16 de enero pasado y estuvo encabezada por Flavio Maceira, con el objetivo de la reapertura de la representación brasileña en la capital venezolana lo más rápidamente posible.

El gobierno de Lula había decidido retomar sus relaciones con Venezuela para alejarse de la política internacional tensa de su predecesor, Jair Bolsonaro.

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva mantendrá este lunes una reunión bilateral con su par venezolano Nicolás Maduro en Argentina, en la antesala de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que se desarrollará en Buenos Aires. Se espera que el flamante mandatario, quien tendrá este lunes también un encuentro con su par argentino Alberto Fernández, dé un paso importante para dejar atrás el endurecimiento de las relaciones con el gobierno de Maduro que caracterizó a la gestión de Jair Bolsonaro. 

Las relaciones entre Caracas y Brasilia se mantuvieron tensas desde 2019, cuando el entonces mandatario Bolsonaro reconoció al opositor Juan Guaidó como «presidente interino» de Venezuela, por considerar que las elecciones en las que fue reelecto Nicolás Maduro fueron irregulares.

En abril de 2020, Brasil cerró formalmente su misión exterior en Venezuela tras retirar a sus diplomáticos y funcionarios de la embajada y los consulados como parte del endurecimiento de las relaciones con el Gobierno de Maduro.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Brasil y Venezuela

No obstante, tras el triunfo de Lula en el balotaje presidencial del 30 octubre, ambos países decidieron retomar sus relaciones bilaterales. En ese marco, el gobierno de Bolsonaro, como gesto al entonces presidente electo, anuló el 30 de diciembre pasado, dos días antes de dejar el poder, la resolución que impedía a Maduro ingresar a territorio brasileño.

Luego, el 3 de enero pasado, dos días después de la asunción de Lula, Venezuela recibió las llaves de la sede de su embajada en Brasil como paso en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas tras el fin del reconocimiento al gobierno proclamado por la oposición antichavista.

El canciller de Brasil, Mauro Vieira, anunció el 15 de diciembre que su país enviará a Venezuela un encargado de negocios para reabrir la embajada y posteriormente nombrar un embajador. La decisión se enmarca en lo que desde Itamaraty, sede de la diplomacia brasileña, llamaron el regreso de Brasil «al gran palco de las relaciones internacionales», en palabras del Canciller, quien al asumir el 2 de enero aseguró que la política para la región del flamante gobierno del PT «será la ideología de la integración».

Finalmente, el envío de la delegación a Caracas se concretó el 16 de enero pasado y estuvo encabezada por Flavio Maceira, con el objetivo de la reapertura de la representación brasileña en la capital venezolana lo más rápidamente posible.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *